miércoles, 18 de mayo de 2011

Strong Enough

Esta semana empiezo a organizar información para empezar mi tesis, necesito motivación para sentirme segura que la decisión fue la correcta. Esperemos que todo salga bien.




martes, 2 de febrero de 2010


Debo confesar que mis padres, especialmente mi mama, hicieron hasta lo imposible para que aprendiera...me matricularon en varias academias, pero mi timidez y una tonta verguenza que me invadía no me dejaban lanzarme al ruedo. Ahora me arrepiento.

El domingo vi la final del Concurso Nacional de Marinera Norteña en Trujillo, la admiración que le tengo a esta danza, a esa música y a la cultura norteña en general me han motivado a escribir este post.
No se imaginan como me emociona ver a una pareja bailando una marinera, si son niños mucho más, creo que en ese momento mis genes piuranos se alborotan y me hacen sentir en un éxtasis muy particular.


Dicen que esta danza peruana es la representación de un enamoramiento, comienza con el coqueteo, luego la respuesta de ella, continuada por una huida inesperada que termina en un triunfo de ella con él a sus pies.
La elegancia de este baile es simplemente mágia... la mujer no necesita un taco 12 para sentirse, coqueta y atractiva, es más la firmeza de un pie en el suelo la hacen sentirse segura de sus pasos, haciendo bailar un pañuelo lo llama a él a entrar en el juego, luego alborota la falda para demostrar su fuerza, que no es una mujer fácil y empieza la competencia de golpear los pies contra el suelo en un gesto de coquetería y poderío. Él simulando la fuerza y la elegancia de un caballo de paso y ella le muestra  piernas con rápidos y firmes movimientos en un signo de retarlo, de rebeldía y de que no se deja intimidar. 



Los colores y texturas de los trajes juegan un papel importantísimo en la danza.

La historia cuenta que la marinera la bailaban los que trabajaban en grandes haciendas en el norte costeño, que no era necesario un traje especial, bastaba con una falda, un pañuelo y una flor en el pelo para ella y para el un sombrero, un pañuelo y en algunos casos un poncho de chalán.
Pero como la creatividad peruana no tiene límites, las mujeres empezaron a diseñar sus vestidos de las cortinas que las dueñas de las haciendas desechaban; fué ahí cuando el raso frances se apoderó de las pistas de baile de estas jaranas y desde ahí por su brillo y la variedad de colores ha sido el preferido en los atuendos.
Existen también atuendos menos elaborados pero no por eso menos importantes, como son el de la típica falda negra y una blusa blanca con bordados muy coloridos. La variedad depende del lugar de donde se esté representando el baile.

Que más les puedo decir, me quedo sin palabras cuando disfruto observando una marinera norteña bien bailada, que llego a emocionarme muchísimo, y que creo todas nuestras danzas típicas se deberían promocionar mucho más, no solo como hobbies sino como oportunidades. Existen muchos danzantes profesionales que han tenido gracias a este arte la oportunidad de hacer una carrera, abrir sus propias escuelas y salir al exterior enseñándole al mundo que en el Perú no solo se come bien sino que se baila bien!!!

 

sábado, 2 de enero de 2010



FELIZ AÑO 2010!!!!